Brillan en la escuela municipal de música alumnos del liceo Bilingüe La Puerta.

IMG_4942[1]Intensas horas de prácticas pueden lograr un sonido cálido y agradable a los oídos, cuando de música se trata. Deby Alvarado y los hermanos Irene y Miguel Ajcip están dedicando su tiempo libre que tienen por la tarde para aprender a ejecutar un instrumento de la familia de la cuerda que es el “violín”. Están participando con la Escuela Municipal de Música. Al ver el esfuerzo de Irene con su instrumento y la paciencia con los niños pequeños el profesor Diego Guit le pide ayuda para enseñar a los de nivel principiante, los días lunes y miércoles.

Hay un dicho que dice “El tiempo perdido hasta los santos lo lloran”. ¿Cuántas hora pasan varios alumnos perdiendo el tiempo frente el televisor o dormido por las tardes? Incluso pasan varias horas en las redes sociales. Este es el típico caso de miles de estudiantes, pero son pocos los que lo aprovechan.

Gracias a la intervencion de los padres de estos tres alumnos, los alumnos del Liceo Bilingüe La Puerta han participado en varias competiciones y conciertos en diferentes partes de la ciudad capital. Hemos escuchado a varios músicos famosos. Nos quedamos perplejos cuando ellos ejecutan algun instrumento. La piel se nos pone de gallina. No es un camino fácil, ya que se necesita de tiempo, de horas para que esos sonidos llegan agradar al oído.

Miguel Ajcip, un niño que tan solamente tiene 8 anos de edad, lleva practicando el violín tres años, y no ha sido nada fácil. Es todo lo contrario, porque los profesores le exigen demasiado. Hubo uno que hasta llorar lo hizo, porque a este profesor no se le pasaba nada por alto. A él le gustaba que tuvieran buena postura, la colocación de dedos, llevar el tiempo y por supuesto que supieran leer las partituras. Miguel al inicio no lo entendía, pero llegó a ser el “conchentino” del grupo. Eso quiere decir que dirigía a todos sus compañeros. En este año el 2017 pasó al siguiente nivel, de 10 personas solo pasaron 2, debería estar en la agrupación Vivaldi pero por su desempeño lo colocaron en camerata.

 

 

Irene Ajcip, tiene 13 años de edad, cursa primero básico, es una jovencita que lleva también practicando el violín tres años. Es una de las personas que no aprende rápido, pero gracias a su esfuerzo ha logrado a que los profesores la tomen en cuenta en varias participaciones, en ocasiones ha ayudado a los de nivel principiante porque los maestros han confiado en ella. Es muy aplicada.

 

 

Deby Alvarado, alumna de segundo basico. Es una senorita muy tímida pero cuando ejecuta el violin, hace la timidez a un lado. Es muy disciplinada y también ha participado en varios eventos.

 

Save

Embellece la capital un hijo de Dios

artista cristiano guatemala
En el barrio La Morera de la Ciudad de Guatemala, Mario Ajcip se posa delante de su mural que aun no se acaba.

Antes a Mario le gustaba golpear a la gente. Su talento para el arte no florecía por su tendencía de andar en la calle.

Detrás de un joven que rápido se lanzaba a la perdición, había una madre que oraba. Hoy, Mario Ajcip es cristiano. Ya no pega a la gente por gusto. Ha perseguido su dotación para el arte y es un reconocido artista a nivel nacional en Guatemala.

colegio cristiano zona 1

También enseña en el Liceo Bilingüe La Puerta. Entre sus proyectos recientes está dos murales en murallas de la línea del tren en el barrio La Morera, que antes era un barrio desolado y peligroso. Gracias al proyecto de la Municipalidad se está renovando el barrio que antes servía de basurero. La Muni pone la pintura y los artistas la mano de obra.

Si quiere leer más de su testimonio y ver un video, haga clic aquí.

Liberado del trauma infantil | colegio cristiano Guatemala

trauma infantil Guatemala
Mis Surama Morales del Liceo Bilingüe La Puerta ayudó a Adrian García superar el trauma de haber visto el asesinato de su abuelo.

By Michael Ashcraft

Adrian García iba cargado sobre la espalda de su abuelo cuando le mataron de noche en una colonia de Villa Nueva.

Allí había mucha matazinga. — dijo Adrian, quien ahora cursa 3ro primaria en el Liceo Bilingüe La Puerta en el Centro Histórico de la zona 1.

La memoria le segía asaltando tiempo después, pero gracias a Dios y a una maestra atenta que le habló y oró por él, lo ha superado bastante.

Era una noche cuando se quedaban sin comida y se fueron a la tienda para comprar algo de comer. De regreso a casa, algunos jóvenes encapuchados los vieron.

maestras amor
Demostramos el amor cristiano hacia los alumnos. Los escuchamos y los ayudamos. Liceo Bilingüe La Puerta.

Allí están — dijeron y apuntaron sus armas de fuego, recuerda Adrian.

Sin provocación, dispararon.

En esta colonia mataban a adultos, a viejos, a niños por igual. – dijo. Hasta tiraba granadas. No había policía allí.

Inmediatemente, Adrian vio el mundo espiritual a la vez del físico. Yo vi a una sombra negra de una persona con una lanza que la apuntó hacía mí. – dijo. Venía la bala como en camera lenta. Pero yo vi la lanza en la punta tenía sangre, no roja sino negra. La bala era la punta de la lanza.

Adrian era cristiano. Sus padres estaban en la iglesia cuando ocurrió el ataque.

Entonces vi que la bala se desvió totalmente y la sombra gritó Noooo! y desapareció.

alumnos GuatemalaEn vez de pegarle a Adrian, dio con su abuelo, tres balas, una en el brazo, otra en el estómago y otra en la pierna, dijo.

En eso vinieron sus padres en el carro, pues ya estaban en camino para la casa. Al aparecer el carro, los matones corrieron. Salió el papá de Adrian para auxiliar al abuelo. Dándose cuenta que respiraba sus últimos suspiros, se puso a evangelizarlo para que por fin aceptara lo que había rechazado para muchos años.

Acepta a Jesucristo en tu corazón. –  le exhortó, lo cual hizo.

Gracias a Dios que tuve la armadura de Dios y no me dieron. – dijo.

Por tres noches, se le repetió lo visto una y otra vez en su mente y no podía dormir.

exámenes Guatemala
Durante exámenes

Los padres cambiaron de colonia.

Adrian se inscribió en el Liceo en 1o grado. La Mis Surama Morales, con su amor para los alumnos, empezó a ministrarle cuando él contradecía a todos y estaba distraído en la clase. Le ayudó a perdonar y a soltar a su abuelo.

A los niños como él no se les escucha. – dijo Mis Surama. La realidad de ellos no es la  realidad del adulto. El adulto no les pone atención. Ellos miran el mundo espiritual.

Con el cambio, Adrian empezó a predicar a sus compañeros.

Ahora siento paz porque he orado que Dios me quita eso. – dijo Adrian.