Ex sandinista ahora se integra parte del ejército de Dios

Liceo Bilingue La Puerta
El pastor Alex Delgado con una ex alumna en una competencia de bandas escolares.

By Michael Ashcraft

Los contras cautelosamente entraron durante la madrugada y cortaron la garganta de 50 sandinistas durmientes, o a veces del batallon entero antes de desaparecerse furtivamente a la selva.

No fue así con el de Alex Delgado. Su comandante había recibido entrenamiento rígido de especialistas del Alemanía Oriental comunista. Tito Castillo nunca dejó que la guardia se durmiera.

Alex no ingresó al ejército sandinista de Nicaragua marxista por ideología. De hecho, Alex no tuvo idea de lo que significaba el comunismo y el capitalismo.

sandinista ahora se integra en ejercito de Dios
Pastor Alex Delgado con su esposa, Mercedes, y con los dos hijos milagrosos, Eliseo (a la izquierda) y Andrés

Él tan solo tenía 18 años, el séptimo hijo de sus padres, ignorado entre tantas bocas reclamando comida. Sin nadie que le dirigiera hacia el estudio, sin planes y perspectiva para el futuro, Alex se dejó llevar con la euforia de los principios del sandinismo que esperaba eradicar la corrupción del régimen somocista.

Pero la decisión juntarse a lo que parecía una causa ganadora se convirtió en dos años de pura miseria. Marchaba 10 horas diario en peligro de emboscada, en peligro de cazabobas, reuniendo las fuerzas para seguir en base de una dieta inadecuada (una vez comieron sopa cocida de raíces y ramas).

Su comandante voceaba sueños de hallar al enemigo y diezmarlo en combate. Para sus adentros, Alex oraba para no encontrar al enemigo. Oraba a un Dios que aun no conocía y Dios le concedió su petición. Las únicas muertes en su batallón fueron algunos que cayeron en una emboscada cuando atravesaban un río en un picop con provisiones.

Iglesia cristiana La Puerta zona 1 Guatemala

Los cuerpos llegaban a casa por cantidad de otros batallones. A veces, se los dejaron a la medianoche al tocar a la puerta y los militares se desaparecieron antes de que contestara

Fue una guerra librado por superpotencias que diezmaba poblaciones centroamericanas en los años 80. Diez miles de jóvenes perdieron la vida por una guerra cuyas causas y efectos no entendieron.

Muchos nunca salieron del ejército —  dijo Alex.  — Un amigo cuyo tiempo de servicio se aproximaba se desertó y el enemigo lo encontró y lo mató.

Una vez dado de alta, Alex volvió a su pasión para el beisbol. Lanzaba balones en curva para ganar el campeonato dos veces para la ciudad de León. Competió contra otros departamentos. Dos años pasaron.

colegio cristiano guatemala ciudad
El pastor Alex Delgado en la puerta del colegio.

Entonces un amigo le ofreció llevar a los EEUU. La primera parada fue Guatemala. Alex nunca hizo la segunda parte. En lugar de esto, trabajó para un palestino vendiendo electrodomésticos en la 18 calle.

A través del beisbol, Alex conoció a su esposa, Mercedes, en Guatemala. Con su formación nicaragüense de beisbol, sobresalió con cinco de los equipos mejores de Guatemala y parecía probable su paso a un equipo profesional.

Pero Dios le lanzó una curva. Mientras pasaeban Alex y Mercedes en la plaza central de la ciudad capital en 1,996, oyeron a un hombre que predicaba en medio de un círculo de 100 gentes. Intrigado por el mensaje que Cristo podía cambiarle la vida, Alex se acercó .

cristo en colegio zona 1 guatemala
Siempre el pastor Alex Delgado tiene un consejo, un ánimo o una broma. Se presta para oír a jóvenes necesitados.

El poder de la palabra y la obra del Espíritu Santo movió su corazón. Dado la oportunidad, Alex recibió a Jesús en su corazón. Inmediatemente asisitió a la iglesia cristiana La Puerta cerca del mercado Colón para el culto de la noche domingo.

En aquel momento, quisimos conocer a la iglesia — dijo Alex.  — Dios había tocado nuestros corazones.

Dejó de jugar el beisbol y empezó a consumir la biblia rapazmente. Leía a toda hora, se quedaba admirabo de Proverbios y de Job.

Me topé con muchas cosa que ya habiá vivido como joven sin conocimiento de Dios y allí estaba en la biblia  — dijo Alex, que ahora tiene 46 años. — Era inexplicable pero Dios hablaba a mi vida. Lloraba. Pasé el día entero en la terraza leyendo los proverbios.

Después de tan solo dos años, se ordenó como pastor de las Iglesias del Compañerismo Cristiano de Guatemala, un grupo de iglesias que plantan iglesias a través del evangelismo intensivo y de estrategias de discipulado.

Su primera iglesia estuvo en Jocotales, un barrio dominado en aquel entonces por marreros. La iglesia se levantó, talambeaba y se cerró después de 10 años. Uno de los discípulos es pastor hoy de una iglesia de otra misión.

badminton para alumnos Liceo Bilingue La Puerta

A la vez, Alex empezó como asistente del Liceo Bilingüe la Puerta, un colegio cristiano para gente de bajo recursos en el centro histórico.

Veo en los niños las experiencias que enfrenté en mi niñez cuando no tenía a nadie para darme una orientación de qué hacer — dijo Alex. — Sufrí mucha soledad, la separación de mis padres. Mis amigos me echaron a un lado porque no tenía los mismos talentos de otros.

Hoy es humilde héroe legendario entre los guatemaltecos del colegio y la iglesia. Hace mucho del trabajo no agradecido y por ello lo admiran los niños y padres.

Estás en el plan de Dios y en eso no hay fracaso. Él hace todo lo mejor, — dijo Alex, quien ahora es pastor asistente en la iglesia cristian La Puerta en la zona 1.“

colegio cristiano zona 1 guatemala

Su única tristeza, la cual se sintió su esposa aun peor, fue cuando los doctores les dieron 1 por ciento de posibilidad de embarazarse debido a un desequilibrio de hormonas que no podía tratar por falta de finanzas. Mercedes clamó al Señor por cinco años. Un día un padre de familia le profetizó que ella ya estaba encinta.

Por el deseo de tener un hijo, eso me impactó — dijo Mercedes, 36. — Yo le creí.

El Señor contestó sus oraciones. Hoy Alex y Mercedes tienen dos hijos: Eliseo, 13, y Andrés, 9.

Como soldado, Alex ahora ha dejado la carnecería de la guerra contra para re asignarse a la guerra espiritual de todo creyente.

Había tanto dolo, tanto sufrimiento en el ejército, — dijo. — Uno vive con tanta incertidumbre que no sabe si va a sobrevivirla. Vivir todo eso me dio una sensibilidad al sufrimiento ajeno y me dio convicción, convicción que nada es segura en la vida excepto Dios.

Nota: Este artículo se tradujo de su original en inglés de GodReports.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *