Como un artista profesional

artes plásticas zona 1 ciudad de guatemalaAl ver el cuadro, el periodista se quedó impactado. Había artistas paseando alrededor el ExpoArte del Liceo Bilingüe La Puerta examinando los diferentes cuadros. Entonces el reportero se puso a preguntar quién era el artista del cuadro que a él le gustó para poder ofrecer un precio. Primero encontró a Mario Ajcip, el encargado del evento el año pasado.

¿Quiere hablar con el artista que lo pintó? — Mario el pregunto. — Cuando yo le llevé a Lux se rio y dijo: Es un niño. ¿Qué hace aquí? Yo le dije que él era mi alumno y que él hizo el cuadro en la clase de artes plásticas. Lo quería comprar por lo bueno que era. Solo que él pensó que era una obra producida por uno de los muchos artistas presentes.

Año tras año, sorprende la calidad que alcanzan los jóvenes al pintar un cuadro como proyecto de fin de año en la clase de artes plásticas. Eso se debe a las exigencias del profesor de arte, Mario, quien hace llorar a los alumnos cuando los dice que vuelvan a empezar de nueva una y otra vez.

colegio cristiano centro histórico ciudad  GuatemalaLa historia del cuadro de Lux no es única. El ExpoArte, asistido por 300 personas, siempre causa una conmoción en un mundo artístico que no acostumbra ver calidad producida por estudiantes de básicos y de bachillerato.

La octava celebración de arte será el 23 de octubre. El team distará de conceptos artísticos este año y enfocará en la celebración de los 50 años de enseñanza de nuestra directora, Gladys Barrios. Unos 25 caudros estarán en exposición.

En asistencia, habrá padres, parientes, amigos, ex alumnos, luminarios y artistas. Se sirve una refacción y acompaña con música. Es una noche de gala.

Durante todo el año Mario exige un alto rendimiento en la clase de artes plásticas. Al final del año, los alumnos se quedan en las instalaciones del Liceo dibujando y pintando horas y horas, días tras días. Si no pintan una parte bien, Mario les envía de regreso a volver a intentar. Hay veces que pasan todo un día sacando bien una sola parte del cuadro.

formación creativa ciudad capital Guatemala preparaciónAsí aprenden a difulminar, a dibujar proporcionalmente, a mezclar pintura hasta sacar el color exacto. Basan su cuadros sobre obras ya realizadas, las cuales imprimen y usan como modelo.

Según el año que estudian, pintan animales, frutas o paisajes. A veces elaboran arte abstracto.

Si el alumno no se rinde de frustración, el producto final impacta.

Keily Samayoa esperaba ver las reacciones de la gente cerca de su cuadro, colgado en una clase convertida en museo de arte para la noche de ExpoArte. No esperó mucho, pues era tímida. Unas personas reaccionaron al fijarse de su pintura:

Mira el cuadro que hicieron los artistas! — dijeron.

Se equivocaron pensando que era producido por profesionales.

Por mucho dinero que les ofreciera, los padres de Cruz Lux no vendió su cuadro. Adorna la casa y es un precioso legado de la familia.

Una hija especial ministra en la jornada médica | Lighthouse Medical Missions en Guatemala

ninos especial guatemala
Michelle a la izquierda, Dal a la derecha

By Michael Ashcraft

Dalfina Basile se preocupaba de la idea de traer a su hija especial, Michelle Villaseñor, 25, a participar en una jornada médica en Guatemala.

Con retraso mental que le ubica en nivel educativo de 2o grado primaria, Michelle podría perderse en una multitud para siempre. ¿Se lamentaría Dalfina de la decisión?

Después de llegar a la ciudad capital para montar la jornada gratúita, entró una mujer con látidos irregulares del corazón. Tenía ansiedad por su hija con retraso mental. La paciente necesitaba más que píldoras, necesitaba amor, comprensión y esperanza.

Le dije que sabía como era tener una hija especial y le dije que Dios podía trabajar en su vida — Dalfina recuerda. Le dije: Dios te escogió por cuanto eres una persona con dotaciones. Fui y traje a Michelle y Michelle oró por esa mujer. Ella se rompió con lágrimas Yo lloré. Lloramos juntos y nos abrazamos.

Desaparecieron las dudas acerca de llevar a su hijo a 5,000 kilómetros de casa a la bulla y el caos de la ciudad de Guatemala.

colegio cristiano guatemala
Michelle con sus hermanas, su mamá y el Dr. Bob.

Tan solo para esa mujer particular, Dios hizo que yo trajera a mi hija a Guatemala. — Dalfina enfatiza. — Así es Dios. A Él le important aquella familia tanto que tuvo a bien que yo arrastara a Michelle acá. Dios nos usó para levantar el ánimo de esa mujer para que se diera cuenta que Dios la iba a usar de una manera poderosa. Le dije que tuviera paciencia por que Dios estaba obrando en su vida.

Lighthouse Medical Missions se conoce mejor por las jornadas médicas que realizan en la África, pues el grupo ha llevado a cabo aproximadamente 30 tales, mayormente en la África Occidental. Han traído avivamiento a naciones donde el islám está arraigado.

Pero ahora el Dr. Bob Hamilton, el pediatra de Santa Mónica, California, que encabeza la organización no gobermental, quería venir a Centroamerica. Él presionó para que Dalfina se llevara a su hija ya que ella ha empacado las medicinas para las jornadas durante 17 años. Él quería que ella viera el fruto de sus labores.

Lighthouse Medical Missions atendió a 620 patients en Guatemala, quienes sufrían la alta presión, el diabetes, quemaduras y el chikungunya, entre otras afliciones.

Para los cuerpos enfermos recetaron píldoras, para corazones enfermos administraron un dósis de Jesús.

IMG_6239La hija de Abigaíl Esteban tiene 14 años de edad, pero por su atraso mental no come y pesa apenas 33 libras.

Dalfina sabe como es. Yo no podía darle ni pecho ni pacha a mi hija. Solo podía meterle poquitos de leche. Yo oraba que no le ahogara. — Dalfina reporta. — Pero mírala ahora.

A través de lágrimas, Abigail miró a Michelle, quien se sonrió con ojos de compasión. La realidad es que las necesidades especiales de Michelle apenas se notan.

Durante la jornada, ella se quedaba alrededor de la farmacía interna de la jornada con una sonrisa imperecedera. Daba chupetes y juguetes a los niños y cargaba a los bebés en sus brazos.

Me encantó este viaje — dijo Michelle. — Abrazaba a muchos bebés.

Al ver a Michelle frente a ella, Abigaíl se animó para seguir peleando para el bien de su hija. Dalfina dice que logró más éxito de lo que esperaban los doctores a través de la oración.

Dalfina me dijo que seguiera luchando para hija, que nunca me rindiera. — Abigaíl dijo. — Ella me ayudó mucho porque vine estresada. Al ver a su hija, espero que mi hija pueda progresar como ella.

La Casa del Alfarero Villa Nueva Guatemala
La cola en Villa Nueva. El Pastor Charlie Forman explica el evangelio.

Abigaíl fue tan solo un destello entre muchos durante toda una semana de repartir medicamentos en el Liceo Bilingüe La Puerta. También atendían en la iglesia La Casa del Alfarero de Villa Nueva al sur inmediato de la capital.

Con tan solo un pediatra, con tan solo un doctor de medicina general y con algunas enfermeras, no podían depender de espcialistas, de exámenes de laboratorio y de rayos equis. Tuvieron que realizar el diagnóstico con inteligenica y con las pocas síntomas que explicaban los pacientes.

Lighthouse Medical Missions es el invento y la pasión del Dr. Hamilton, quien demuestra la compasión de Jesús. Reside comodamente en Santa Mónica, California, sin necesidad de someterse a las dificultades de países en vías de desarrollo. Regularmente sufre el calor sofocante en la África y viajes de 36 horas de duración porque el amor de Cristo lo obliga.

Dos veces al año el Dr. Bob se lleva a voluntarios ” quienes pagan su propio pasaje, hotel y comida ” a trabajar jornadas de 10 horas al día a algún lugar recóndito del globo terráquio en que atiendan a números record de pacientes. A veces, los pacientes han caminado hora o han ido en bus por días para llegar. Eso occure especialmente en la África, donde los pacientes carecen de médicos y de finanzas para la medicina.

Alrededor del mundo de pobreza, los medicamentos escasean. La gran porción de dinero que gasta Lighthouse Medical Missions es para medicinas.

¿Por qué Dalfina le acompaña en estas jornadas médicas vez tras vez?

Por gente como Abigaíl.

Nos conversamos, oramos y lloramos juntas. Lloramos bastante. — Dalfina dice. — Al final de nuestra charla, nos sonreíamos y nos abrazábamos como las mejores amigas. Me dio una foto de su hija y le di una foto de la mía. Estaremos orando la una para la otra siempre.